Ancla
MANAGEMENT GENERAL
#Management.- España, El absentismo laboral afecta más a las mujeres que a los hombres
El absentismo es un fenómeno social, económico y laboral que afecta de manera directa a nuestra sociedad y a nuestro sistema productivo y sanitario. Esta práctica ha supuesto, durante el último año, "un coste de 5.993 millones de euros al sistema de la Seguridad Social en concepto de prestaciones económicas y de 5.065 millones de euros a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja", tal y como se recoge en el 'VI Informe Adecco sobre Absentismo', presentado por Adecco en el Colegio de Arquitectos de Madrid.

¿Cómo se combate el absentismo laboral? En palabras de Javier Blasco, director jurídico de Adecco, una de las medidas que podrían controlar la tendencia creciente de las bajas es "que las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social puedan emitir altas médicas en los procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes (ITCC), garantizando absolutamente los derechos de los trabajadores”.

Otra medida, según Blasco, sería que las Mutuas pudieran "prestar asistencia sanitaria, simplemente con el consentimiento del trabajador, sin necesidad de la autorización del Servicio Público de Salud, y dar el alta en los procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes, al menos de las patologías traumatológicas”.

Y es que según se revela en el 'VI Informe Adecco sobre Absentismo', realizado en colaboración con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Garrigues, la Universidad Carlos III de Madrid, la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) y la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo, la tasa de absentismo lleva tres años de crecimientos.

Adecco ha empleado datos sobre horas trabajadas y no trabajadas procedentes de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Tras su análisis, el informe revela que "en 2014 subió ligeramente, hasta el 4’4% y en 2015 y 2016 ha continuado creciendo hasta el 4’88%", dicta el documento. "Las cifras recientes nos muestran que el crecimiento del absentismo es continuado, y de que a iguales ratios de PIB y empleo, las tasas de absentismo crecen a mayor ritmo".

Asimismo, el informe señala como factor determinante de la tasa de absentismo al número de horas no trabajadas por Incapacidad Temporal (bajas por IT). Aunque también se reconoce un repunte en el absentismo por otras causas, especialmente marcado el aumento de absentismo por Maternidad.

La construcción, el sector con los menores índices de absentismo

Por sectores de actividad, la tasa de absentismo, después de haber bajado de forma continua entre 2007 y 2013, repunta en 2014, 2015 y 2016, a excepción del sector de la construcción, que muestra un comportamiento algo diferenciado en 2016.

En 2016, la tasa de absentismo es del 5’0% en los Servicios, del 4’8% en la Industria y del 3’1% en la Construcción. Además, el informe refleja fuertes subidas desde 2013 en los Servicios y la Industria, y una subida muy moderada en Construcción, que además vuelve a bajar levemente en 2016. En todo el período analizado (2000-2016) el informe destaca el sector constructor con una tasa de absentismo bastante menor que en el resto de sectores.

Como ya viene ocurriendo en los últimos años, los únicos precursores de bajas por IT no justificadas que presentan algo de relevancia, con una frecuencia entre media y alta, siguen siendo aquellos relacionados con el ámbito familiar del trabajador, así como con la organización del calendario y horario laboral:

  • Problemas o dificultades en el ámbito familiar del trabajador.
  • Conciliación de la vida laboral y personal.
  • Problemas leves de salud que no justificarían una baja médica.

Otros factores, como lo que Adecco ha llamado “efecto lunes” y “efecto puentes” (alargar los fines de semana), mal ambiente de trabajo y mobbing, entre otros, presentan una incidencia mínima y mayoritariamente no tienen incidencia alguna.

Asimismo, el informe señala que el tamaño de la empresa (PYME o Gran empresa) no altera estos resultados en sus conclusiones principales; "tan sólo se puede identificar una mayor incidencia del absentismo por problemas de conciliación y por problemas leves de salud en la Gran empresa frente a la PYME". 

La edad, un factor clave

La edad es un factor clave en el tiempo que tardan los procesos en curar, hasta el punto de que los trabajadores de más de 49 años, con 1.912 días de baja al año, por cada 100 trabajadores, superan en un 79% a la media de los trabajadores de menor edad.

Atendiendo al origen del proceso, los trastornos musculo esqueléticos ocasionan cerca del 35% de los días de incapacidad, seguidos por las lesiones traumáticas y las patologías mentales con más del 12% respectivamente.

"Creemos necesario desarrollar nuevas políticas dirigidas a optimizar la salud, seguridad y empleabilidad, que contribuyan a una transición activa hasta la jubilación, lo que requiere un cambio de paradigma", aseguran desde Adecco, al tiempo que recomiendan medidas como:

  1. Incorporar el concepto de “envejecimiento activo” en los planes de prevención.
  2. Desarrollar incentivos para que desde las empresas se puedan implantar programas de promoción de la salud y en particular para la prevención de trastornos musculo esqueléticos.
  3. Establecer programas asistenciales específicos, dirigidos a optimizar el tratamiento de las patologías que determinan los procesos de incapacidad con una duración de más de 60 días.
  4. Considerar la edad como un aspecto diferencial en los protocolos de la vigilancia de la salud de los trabajadores tanto en la colectiva como en la individual.
  5. Adoptar perspectivas de género dirigidas a mejorar la protección de la mujer trabajadora.

 

Absentismo vs Conciliación

 

Adecco ha observado una tasa superior de absentismo en las trabajadoras que en los trabajadores. Se entiende que esta diferencia se justifica por la mayor asunción de las responsabilidades familiares en la sociedad actual por parte de las mujeres. Cuando no existe un cauce legal para posibilitar la conciliación entre la vida familiar y laboral, es preciso buscar formas de solventar la situación planteadas a través de ausencias injustificadas o justificadas que se emplean de forma inadecuada.

Los datos así nos lo muestran: para este último año, el índice de procesos por baja fue de 26,36 para los hombres frente al 33,67 por las mujeres. Así, el número de procesos totales fue de 443.465 para los trabajadores frente a 476.207 para las trabajadoras, de los cuales por contingencias comunes fueron de 343.265 para los hombres y 426.237 para las mujeres.

Sin embargo, si se analizan las contingencias profesionales, el resultado es el contrario: 100.200 trabajadores frente a 49.970 de mujeres. Por lo que solo en los supuestos en que se puede emplear la baja para temas de conciliación es donde se eleva el número de mujeres. 

¿Qué hacer para paliar esta situación?

En este contexto, todas las medidas que busquen la conciliación de la vida familiar y laboral -flexibilidad de horario- podrán ser una ayuda importante para reducir la tasa de absentismo en general, y, en concreto, la femenina; pero, también para la mejora del clima laboral y la mejora de la competitividad de las empresas.

En este sentido, el informe advierte que las medidas más adecuadas son las relacionadas con la corresponsabilidad, ya que las de conciliación tienden a colaborar en la atención de las responsabilidades familiares de las trabajadoras, que son quien generalmente realizan estas actividades, lo que consecuentemente promociona este papel y, en cierto modo, provoca su desigualdad en el mercado laboral. Sin embargo, las actuaciones que tienden a la corresponsabilidad, las que promocionan las funciones familiares entre los trabajadores varones, colaboran en la asunción de dichas tareas, pero, asimismo, cumplen un papel de equilibrio social.

Equipos y Talento .19-06-2017
Si te interesó esta noticia por favor dejanos tu comentario.
Publicidad