Ancla
ACTUALIDAD INTERNACIONAL
Construir viviendas como si fueran coches: así es la línea de ensamblaje que levanta casas por módulos

Construir una vivienda suele ser un proceso tedioso que se puede alargar durante varios meses o incluso más de un año. El proceso requiere que todo el capital físico y humano se desplace hasta el lugar de la obra, lo que puede suponer un incremento de los costes y del tiempo. Por eso, en EEUU están mejorando la forma de construir casas a través de líneas de ensamblaje independientes que permiten reducir costes y levantar viviendas de forma más rápida. Una nueva forma de construir casas como si fueran automóviles o aviones.

Cyndicy Yarborough, exempleada de Wal-Mart de 26 años y sin experiencia en la construcción ahora trabaja para una empresa que construye viviendas bajo este nuevo método. El trabajo habitual de los albañiles es realizado por robots o máquinas que son dirigidas por empleados como Yarborough.

En Blueprint Robotics en Baltimore, Yarborough trabaja en una fábrica que construye casas como si fueran automóviles, en una línea de ensamblaje, usando robots que disparan miles de clavos sobre postes todos los días y nunca fallan un tiro. Yarborough trabaja con una máquina que levanta los pisos y las paredes y los embala en un camión de grandes dimensiones. Este es el paso previo antes de la entrega a otra fábrica donde serán ensamblados y la vivienda tomará su forma final.

"Me gusta ser parte de algo nuevo, estar en la vanguardia", asegura Yarborough, madre soltera que se incorporó a Blueprint en mayo pasado. A pesar de las inquietudes de que la automatización está eliminando puestos de trabajo, empresas como Blueprint realmente están ayudando a mitigar una escasez de mano de obra que ha restringido la construcción de residencias y propiedades comerciales en todo el país.

Las plantas permiten a las promotoras inmobiliarias llenar el vacío con la construcción de casas y edificios de apartamentos en un sitio externo, por menos dinero y en una fracción del tiempo. Incluso Marriott International, el mayor operador hotelero del mundo, está recurriendo cada vez más a la construcción modular para algunas de sus propiedades.

Legos gigantes

Para satisfacer la creciente demanda, se están abriendo plantas de alta tecnología y las fábricas más viejas que se cerraron tras el colapso del mercado de la vivienda de la década pasada están volviendo a tomar color.

Las firmas de construcción abren las fábricas para la fabricación de casas en secciones, que más tarde son transportadas en camiones y después colocadas en cimientos por grúas. Para resumir el funcionamiento de esta línea de trabajo es como construir edificios con Legos gigantes. A veces los módulos son habitaciones totalmente terminadas, que incluyen cabinas de duchas con revestimientos de azulejos y cocinas gourmet.

"Esto ha de ser la ola del futuro: de lo contrario, no sé cómo resolveremos la escasez de mano de obra", sentencia John Burns, consultor de construcción de viviendas en Irvine, California. "Lo que impulsa la construcción modular es la capacidad de construir una casa de manera más rentable y a un menor precio".

Las constructoras de viviendas en Estados Unidos aseguran que la escasez de mano de obra es su mayor reto, y que ello está suponiendo que los precios suban de media hasta un 5,2%, según encuestas de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas/Wells Fargo del año pasado.

Además, las propuestas del presidente Donald Trump sobre inmigración y trabajadores ilegales pueden reducir incluso más la mano de obra que está dispuesta a trabajar en este sector, que depende en gran medida de los inmigrantes que llegan desde todas partes del mundo.

La idea de transportar casas en secciones prefabricadas se remonta a los primeros años del siglo XX, cuando los propietarios podían comprar kits de un catálogo de Sears y Roebuck para su montaje en sus lotes recién adquiridos. En las décadas de 1980 y 1990, la construcción de casas de bajo coste en fábricas ganó en popularidad, de acuerdo con Gary Fleisher, autor de un blog para la industria llamado Modularhome.com.

Las plantas actuales son capaces de producir viviendas más grandes con diseños más elaborados. La fábrica de Blueprint en Baltimore es una de las primeras en EEUU en utilizar robots, explica Fleisher. Un creciente número de edificios multifamiliares, residencias estudiantiles y hoteles de mayor altura se construyen en fábricas. Éstas también producen mansiones que se venden por millones de dólares.

El Economista .17-04-2017
Si te interesó esta noticia por favor dejanos tu comentario.
Publicidad