Ancla
ACTUALIDAD
Precios de inmuebles se disparan hasta 6.000%

Inalcanzables. Así están los precios de las viviendas del mercado “secundario” en el primer trimestre de 2017. El valor de los inmuebles (casas, apartamentos y “townhouse”) oscila entre los 40 millones (si se consiguen) y hasta la astronómica cifra de los 4,5 millardos de bolívares, los números también reflejan que en los dos últimos años el incremento es de 1.500% y hasta más del 6.000%.

Y es que la alta inflación del país —proyectada este año por encima del 1.000%, por firmas especializadas—, las distorsiones que genera el precio del dólar paralelo, la difícil situación económica del país y la poca oferta de inmuebles son buena parte de las variables que, según los expertos del sector inmobiliario, fijan el valor de las residencias en el país.

En 2015, el precio de las edificaciones zulianas oscilaban entre los 700.000 bolívares y hasta un máximo de 8 millones de bolívares. Hoy, son ofrecidos entre 10 y 50 veces más de lo que costaban hace dos años, dependiendo de las dimensiones de la vivienda, así como por la ubicación y el “prestigio” de la zona.

Del lado de los compradores la situación cada vez es más “cuesta arriba”. En enero pasado, el presidente Nicolás Maduro autorizó nuevos financiamientos para adquisición de viviendas. Los créditos pasaron de Bs. 3 millones a Bs. 20 millones por trabajador, mientras que el monto para autoconstrucción subió de Bs. 1 millón a 15 millones de bolívares.

“Con 20 millones (de bolívares) no se consigue nada, ni un rancho. En 2015 perdí la oportunidad de comprar una casa en 3 millones de bolívares, hoy está entre 60 y 80 millones. Ni trabajando 10 años me da para comprarla de contado (...) mi sueño para comprar es prácticamente imposible”, aseguró, a este rotativo, Rosa Virginia Ochoa, de 37 años y madre de dos niños.

Las cifras del Ejecutivo se quedan cortas al momento de comprar una residencia en óptimas condiciones, pues un trabajador para comprar una residencia “de contado” y que salga en Bs. 50 millones requerirá por lo menos 1.200 salarios mínimos para cumplir su sueño.

Desde el sector inmobiliario, los operadores privados informaron que el sector está en “estado crítico” por la baja oferta de inmuebles y la caída del poder adquisitivo de los venezolanos.

Ana Rosa Martínez, agente especializada en compra y venta de casas ya habitadas, afirmó que en lo que va de 2017 el mercado “está frío y sin signos de mejorar en los próximos meses. Nadie quiere vender su residencia en bolívares, sino en dólares (algo que está prohibido). Muchos tampoco quieren respetar las reglas del mercado, al contrario, quieren fijar el precio que mejor les parezca porque se van del país y eso afecta el negocio”.

Confirmó que los precios “no han subido considerablemente en el último trimestre, más bien se han mantenido, pero no hay casi compradores. Hemos tenido casos de personas que ofrecen su residencia entre 120 millones y 150 millones (de bolívares) y las terminan cediendo entre 80 y 90 millones, porque no les queda más opción y quieren vender rápido”.

“Podemos pasar hasta cuatro meses sin concretar una venta. A los clientes les decimos que en estos momentos hay que ser flexible con los montos porque no cualquier tiene el dinero de contado. Por lo general, el precio final viene bajando un 20%, pero aún así para muchos los inmuebles son muy costosos. Incluso, ya casi nadie da la opción de esperar por un crédito del Gobierno porque la aprobación lleva meses y el bien se devalúa rápido”, dijo Martínez.

Igualmente, Gerardo Infante, especialista en el negocio de venta de viviendas, indicó que el sector de alquileres está “prácticamente paralizado”. “Ningún propietario quiere arrendar o rentar su residencia por todas las leyes existentes que favorecen a los inquilinos. La oferta es casi nula y eso se ve claramente en los pocos anuncios clasificados que se observan en los diarios. Este mercado está desapareciendo y las personas que viven ‘arrimadas’ o que desean conformar una familias se quedan con menos opciones”, destacó.

A finales del año pasado, la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV) informó que el sector registró una caída de 85% en las transacciones de compra-venta por la “crisis política y económica” del país. Datos del ente también revelan que ya se suman 25 trimestres consecutivo (seis años) por la baja oferta de inmuebles nuevos construidos por el sector privado y la lenta ejecución de desarrollos habitaciones por parte del Gobierno nacional.

Panorama .13-03-2017
Si te interesó esta noticia por favor dejanos tu comentario.
Publicidad