Ancla
TECNOLOGIA GENERAL
Guía para la construcción de casas energéticas
La concienciación de la sociedad con el cambio climático y su mayor involucración con el medio ambiente ha provocado en el centro y norte de Europa que se lleven a cabo proyectos de construcción de viviendas que consigan una mayor eficiencia energética.

Los países pioneros han sido Alemania, Francia o Suiza, que han instaurado la moda de las casas energéticas o Passive House. Los datos de eficiencia energética conseguidos por este nuevo modelo de construcción son sorprendentes: consume 20 veces menos que cualquier vivienda española.

Si estás pensando en adentrarte en este mundo y quieres construir una casa energética, deberás tener en cuenta diversos puntos. Aún así, lo más importante es que primero acudas a un asesor energético que te aconseje y te ayude a llevar tu proyecto a cabo adecuadamente. Además, se puede pedir el presupuesto de reformas una vez contactado con el asesor energético. Esto facilitará más las cosas.

Por tanto, toda casa energética debe tener un correcto:

  • Diseño bioclimático: éste es un aspecto fundamental, pues a la hora de construir la casa se han de tener en cuenta el clima, la orientación, el factor de captación y protección de la radiación solar, las sombras… Un estudio de arquitectura como este, te puede ayudar en el diseño óptimo de tu nueva vivienda.
  • Alto aislamiento térmico: con un buen aislamiento se consigue reducir pérdidas de calor en invierno y ganancias en verano.
  • Eliminación de puentes térmicos: los puentes térmicos se evitan gracias a una capa de aislamiento continua, sin interrupciones y sin debilitamientos. Así, se evita la pérdida del calor.
  • Ventanas de altas prestaciones: una buena calidad de las ventanas y su correcta instalación evitará las pérdidas de calor. Son una de las claves para alcanzar una alta eficiencia energética.
  • Recuperador de calor: con la ventilación mecánica se consigue que el aire del interior de la casa se esté renovando continuamente, estando a la temperatura adecuada e ideal sin necesidad de calefacción.
  • Estanqueidad al aire: para que no existen infiltraciones de aire no deseadas, se sellan todas las uniones entre los distintos materiales del edificio.
  • Certificación: tanto las pruebas como la certificación son el paso final para poder considerar que la obra es una casa energética.
Este tipo de construcción, no sólo tiene beneficios en la economía del hogar debido a su ahorro energético, sino que también aporta beneficios para la salud, la que con los sistemas de filtración del aire se evita la presencia de polvo y polen, reduciendo las reacciones alérgicas. También se reducen los dolores de cabeza, la irritación de ojos o la sequedad del sistema respiratorio, entre muchos otros síntomas.

Si estas características te han convencido y tú también quieres vivir en una casa con estas prestaciones, contacta con una empresa de construcción, y empieza a diseñar tu futuro hogar.

Madridpress .09-03-2017
Si te interesó este artículo por favor dejanos tu comentario.
Publicidad