Ancla
TECNOLOGIA GENERAL
Tiempo de la construcción 4.0 en ingeniería

El futuro de la profesión pasa por una mayor automatización, industrialización y utilización de herramientas digitales que reducirán el coste de las obras

En la ingeniería española, más que de big data se habla del “revolucionario sistema BIM” (Building Information Modeling), que se alimenta de los datos. Es, en concreto, una especie de maqueta digital, con una gran base de datos –he aquí la conexión–, que permite en tiempo real el trabajo en grupo en los proyectos de construcción. Y deberá utilizarse durante todo el ciclo de vida de una infraestructura, explican desde la patronal Tecniberia.

Incluso, a partir de diciembre de 2018, será obligatorio en las licitaciones públicas de edificación y, desde julio de 2019, para las públicas de infraestructuras, apuntan. Por eso, el Ministerio de Fomento ha fijado una calendario de implantación, para el cual ha creado una comisión público-privada, de la que también forma parte dicha patronal. No obstante, Fomento recomienda a las empresas que se incluya en todas sus licitaciones desde marzo próximo.

La tecnología ayuda a que se dedique un mayor porcentaje de la inversión a la ingeniería y fomenta el teletrabajo, dicen en Typsa

La herramienta de modelado electrónico e información de las construcciones disminuirá un 33% el coste del ciclo de vida de los activos, reducirá un 50% el periodo de edificación y otro 50% las emisiones de efecto invernadero y aumentará en ese mismo porcentaje las exportaciones, según cálculos del Gobierno británico que refiere Tecniberia.

BAC Engineering Consultancy lo ha aplicado recientemente en Colombia, tras participar en el desarrollo y diseño del Art Center, el mayor auditorio que se levanta en Bogotá. “La transformación digital, que sí han experimentado otros sectores, está pendiente de abordar”, reconoce Miguel Mondría, director técnico de Typsa. Aquí se denomina construcción 4.0, por su analogía con la cuarta revolución industrial, pero es aún incipiente, recalca. El futuro pasa por una mayor industrialización y automatización e incorporación de componentes tecnológicos (sensores) que mejorarán el diseño y la construcción, agrega.

Typsa dirige así sus inversiones a tecnologías de la información, I+D+i, con el foco en la innovación, y a la formación de sus ingenieros. “Las nuevas tecnologías ayudan a que se dedique un porcentaje mayor de la inversión a la ingeniería, lo que reduce el coste total de la infraestructura durante su vida útil, y permiten que parte de la obra se desarrolle lejos del lugar [el 95% de la actividad del sector está en el exterior]”, comenta Mondría. Es el caso del metro de Riad, en el que Typsa participa y que desarrolla desde 10 oficinas distintas en tres continentes.

Cinco días .07-08-2017
Si te interesó este artículo por favor dejanos tu comentario.
Publicidad