Ancla
ACTUALIDAD
Cámara Venezolana de la Construcción pide al Gobierno desistir de llamado a Constituyente

La Cámara Venezolana de la Construcción (CVC) manifestó este jueves su preocupación por la crisis institucional, política y social que agobia el país y solicitó al gobierno desistir del llamado a la Asamblea Nacional Constituyente, “porque de mantener ese proyecto solo logrará atizar las justificadas protestas ciudadanas sacrificando con ello más vidas”.

El gremio hizo el planteamiento a través de un comunicado en el que pide permitir que se resuelvan los conflictos sociales mediante un verdadero acuerdo nacional, con la convocatoria a unas elecciones libres y transparentes, apegadas a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La CVC expresó su más viva y enérgica protesta contra la represión desatada contra la población “que en estos momentos cubre de luto a la Nación”, y exigió el respeto a la Constitución y a los tratados que obligan a República en materia de democracia y derechos humanos, en especial el derecho a la disidencia consagrada en los artículos 53 y 68 de la Constitución Nacional.

Asimismo, reclamó el cese de la descalificación de la oposición política con apelativos de terrorismo y golpismo, “propiciando y justificando falazmente la represión desenfrenada”; y a la fiscal general de la República y al defensor del Pueblo: tomar las medidas legales que impidan y sancionen los excesos de la represión, para lo cual, con la mayor celeridad posible y con apego a las garantías del debido proceso, “deben iniciar las investigaciones y actuaciones que lleven a determinar la responsabilidad por los hechos ocurridos”, exhortaron.

La coalición de empresas del sector construcción solicitó el respeto a la propiedad privada, al considerar que con la anarquía, destrucción y saqueos, “solo lograremos profundizar la crisis humanitaria en nuestro país”.

El gremio deploró la anarquía de los poderes públicos que, señalan, se evidencia en el agravio de un oficial de la Fuerza Armada Bolivariana hacia el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Reiteró el llamado a la plena restitución y vigencia del orden constitucional y del Estado Social de Derecho y de Justicia; su más absoluto rechazo a los términos fraudulentos y antidemocráticos en que ha sido planteada la Asamblea Constituyente propuesta por el Presidente de la República; y su percepción de que los problemas del país no se resolverán mediante una nueva Constitución que profundice el modelo político, social y económico que ha sido el causante de la crisis que vive el país.

“Nuestros problemas se resolverán mediante un cambio de modelo que sea incluyente, respete los derechos ciudadanos y promueva la iniciativa privada”.

La Cámara Venezolana de la Construcción basó sus expresiones en su deber y compromiso “en la consolidación de una sociedad justa y solidaria”, así como en el público y notorio debilitamiento de los mecanismos internos de control del Estado; la falta de equilibrio e independencia de los poderes públicos y el irrespeto de los derechos ciudadanos establecidos en la Carta Magna.

Política de permanente confrontación

El gremio expuso con detalle lo que consideran una política de permanente confrontación por parte del Gobierno nacional, que reproducimos a continuación textualmente:

● Con la sociedad venezolana al: insistir imponerle una Asamblea Nacional Constituyente con un sistema electoral no democrático y con la cual más del 85% de la población ha manifestado su total desacuerdo.

● Al negarle a la población venezolana su derecho a manifestarse mediante el voto en los términos previstos en la Constitución para expresar su voluntad democráticamente y renovar sus autoridades.

● Con el sector empresarial venezolano, como se manifiesta de los distintos comunicados emitidos por los gremios empresariales, utilizando entre otros la expropiación de las empresas como mecanismo de retaliación al disenso. Caso más reciente, la intervención por parte del INTI de la finca del presidente de Fedenaga.

● Con los sindicatos, por la permanente amenaza y despidos de los trabajadores que disientan así como el constante incumplimiento de las contrataciones colectivas.

● Con los poderes constituidos al insistir en desconocer y agredir de manera violenta al Poder Legislativo haciendo caso omiso al hecho de que la Asamblea Nacional fue elegida por mayoría de los ciudadanos y es el Poder Público que ostenta la mayor representatividad popular según la Constitución con más de 14 millones de votos.

● Con las autoridades elegidas por el voto popular como gobernaciones y alcaldías al crear autoridades paralelas no previstas en la Constitución que neutralizan o anulan sus funciones y sus recursos.

● Con la comunidad internacional lo cual se evidencia de los comunicados y demás manifestaciones emitidos por la Organización de Estados Americanos (OEA), Mercosur y la Unión Europea y de la decisión de retirar a Venezuela de dicha organización, así como los pronunciamientos y exhortos hechos por presidentes, senadores y diputados, así como ex presidentes de distintos países.

● Con la Iglesia Católica, como se desprende de los distintos comunicados de la Conferencia Episcopal Venezolana.

El gremio basó sus planteamientos, añadió, en la consideración de que el llamado al diálogo por parte del Ejecutivo nacional “no es considerado por la sociedad venezolana y comunidad internacional como una manifestación sincera al diálogo legítimo, sino como una estrategia política desmovilizadora”, debido al acompañamiento de este mecanismo de insultos, improperios y descalificaciones de la contra parte con la cual se pretende dialogar.

Correo del Caroni .03-07-2017
Si te interesó esta noticia por favor dejanos tu comentario.
Publicidad